Segundo elemento clave de tu marca personal: tu red de contactos. ¿La cuidas bien?

Amigas por Ahsan Saeed

La visibilidad y el reconocimiento de marca son fundamentales para que en el momento de la decisión de compra, seleccionen un producto de una marca frente a su competencia. Entre los elementos que necesitas para crear tu marca personal, hemos hablado de la importancia de identificar lo que ofreces, “tu solución“. Hoy vamos a hablar de tu red de contactos, “la herramienta de marketing más importante que tienes” como decía Tom Peters en “The Brand Called You”. Ella es tu herramienta de Link Building, creando con cada contacto, links que te apunten y te posicionen en buscadores. Es tu espacio virtual para las Relaciones Públicas, a través de las cuales generas reputación y confianza.

 ¿Has escuchado alguna vez la frase “todos los caminos llevan a Roma”? Bien. Ahora piensa que tú eres Roma y que los caminos son tus contactos.

Dicen que estamos avanzando hacia la Búsqueda Social, es decir, la que te devuelve los resultados en función de tus conexiones sociales. Aunque no está demostrado, además del número de +1s que obtengas en Google+, el número de círculos en los que te incluyen también influye en el ranking de resultados del Buscador del gigante Google.

Dentro de LinkedIn, red clave en el Branding Personal, podemos visualizar sólo información de nuestros contactos de 1 a 3 grado. O míralo desde el otro punto de vista: quien no te tenga entre sus contactos en esta red, no te encontrará cuando busque “diseñador gráfico” o  ”community manager”.

En resumen, si quieres sacar provecho a tu red como herramienta de marketing y obtener visibilidad, amplia tus contactos, pero hazlo con estrategia. Voy a darte 4 claves:

    1. Selecciona contactos que pueden crearte caminos hacia las personas a las que quieres llegar (Directivos, responsables de rrhh, posibles clientes…)
    2. Selecciona contactos que te posicionen en un sector o especialidad
    3. Selecciona contactos que abran tu red hacia ámbitos en los que quieres entrar (internacionales, de actividades transversales, de empresas/entidades que te interesan…)

No olvides mezclar el networking online y offine. ¿Que vas a un evento y conoces a personas interesantes? Añádeles a tu LinkedIn, Facebook o Twitter y si no has hablado con ellos antes, cuando se aproxime la próxima edición del evento pregúntales si volverán a ir. ¿Has leído un artículo relevante? Busca a su autor, conéctale en tu red favorita y dile cuánto te ha gustado su artículo.

Y cuando tengas tu red, cuídala. Sé buen/a networker y cada cierto tiempo, hazte estas 3 preguntas que sugiere Neus Arquės en su manual “Y tú, ¿qué marca eres?“:

  • ¿Has proporcionado a un contacto una información útil sin que te la pidiera? En esta categoría puedes incluir: presentarle a un cliente potencial, proporcionarle información sobre su sector, enviarle un artículo que puede ser de su interés
  • ¿Has participado de forma activa en algún debate o reunión, presencial o digital, con la idea de contribuir?
  • ¿Has contactado con algún amigo/a por saber cómo está (y no porque necesitas algo concreto de esa persona)?

Lo que nos lleva a la última clave para seleccionar tus contactos:

4. Selecciona contactos a quienes puedas ofrecer algo de valor en algún momento. Porque no se trata de acumular, si no de que te reconozcan por algo

¿Qué te parece?

¿Es un buen momento para compartir algo valioso con tu red?

¿O para invitar a un café a ese contacto con quien hace tanto que no charlas un rato, aprovechando que se acaba el año?

Si eres de mi generación, recordarás lo que decían en la Bola de Cristal: “Yo solo no puedo, con amigos sí” 😉

Deja una respuesta

USO DE COOKIES

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. :) ACEPTAR

Aviso de cookies